¡Siempre es un placer encontrarnos, seguidores de Hanami Dango! Hoy os traemos un post muy especial, ya que vamos a reseñar tan solo el primer episodio de Hamefura X. “¡Pero si ya ha terminado!”. Sí, lo sabemos, pero el primero es lo suficientemente bueno como para que queramos hablaros de él de forma independiente. ¿Os hemos generado curiosidad? ¡Pues seguid leyéndonos!

Tranquilos, no tiene spoilers de la temporada solo del primer episodio… ¡que ya podéis ver en Crunchyroll!


El episodio comienza situándonos. Al tratarse del inicio de una segunda temporada, no es raro que se coloque un pequeño resumen con el que el espectador pueda recapitular lo sucedido, aunque en el caso de Hamefura X no han hecho eso exactamente, sino que han tirado por lo simple y lo rápido. Catarina es despertada por su criada Anne y, en un primer plano, es la propia protagonista la que dice «Y si pude leer el nuevo volumen de El conde diabólico es gracias a que evité todos mis finales malos».

Partiendo de la base de que todos deberíamos recordar de qué trata el anime, con esa sencilla frase ya queda resumida a la perfección su primera entrega: Catarina Claes, reencarnada en la villana del juego otome Fortune Lover, consiguió evitar todos los finales que perjudicaban a su personaje. Así, comprendemos que ahora tiene una apacible vida rodeada de todos sus amigos, que ya no rivales, ni pretendientes o peligros. Su «¡Estar viva es maravilloso!» nos lleva hasta una nueva escena junto al rótulo del nombre de este primer episodio, que resume la misma idea a la vez que ya adelanta parte de la trama: “Pude evitar mis finales malos, así que me dejé llevar en el festival cultural…”.

La primera toma de contacto con el episodio, una vez superada la introducción, es una escena muy apacible y rural, casi bucólica, en la que Catarina simplemente conversa a lo lejos con un vecino, equipada al completo con su ropa de trabajar su huerto. Y de ahí saltamos a una “reunión interna” dentro de la cabeza de Catarina, en la que sus muchas miniCatarinas llevan la misma vida tranquila. Y es aquí donde sí tenemos un recordatorio más extenso de la temporada anterior, en un muy dinámico diálogo entre las miniCatarinas. Aquí, se nos habla de cómo Catarina recordó quién es realmente, la existencia del juego y su papel en él. 

Esto resulta una idea buenísima, porque no solo cumple ese papel de enlazar una temporada con la otra, sino que también recuerda las diferentes voces dentro de la cabeza de la protagonista. Esta reunión funciona como recurso cómico y como otra forma de conocer a Catarina, de saber todo en lo que piensa.

También dentro de esta escena, se nos recuerda a los chicos de las diferentes rutas y (importante) cómo consiguió cambiar su historia con ellos. Y lo mismo con las chicas.

Todo lo anterior no llega ni a cuatro minutos y, grosso modo, se ha resumido a la perfección todo lo necesario para estar inmerso completamente en el universo. Todo de una forma rápida y divertida, sin hacer que el espectador piense “qué tostón, si esto ya me lo sé”.

Volvemos fuera de la cabeza de Catarina y es para ver cómo sus propios padres hacen mención a la alegría que posee últimamente. De aquí saltamos rápidamente a lo que ya adelantaba el título del episodio: el festival escolar. Gerald le explica a nuestra protagonista que se celebra cada dos años, que habrá un baile y, lo más importante para Catarina, puestos de venta de comida. 

Y aunque Keith también está en la escena, no somos conscientes de que es así hasta que él mismo se encara con Gerald con un «¿soy yo o estás fingiendo que no existo?». Porque en esta escena Hamefura X juega muy bien con el fuera de campo, ya que realmente es inesperado que el hermano adoptivo de Catarina aparezca. 

Ambos chicos tienen un pequeño enfrentamiento y aquí el anime hace algo que repetirá más veces a lo largo del episodio y es aprovechar lo que el espectador sabe y la protagonista no: todos sabemos que los dos están enamorados de Catarina. Pero Catarina no. Además, para rizar aún más el rizo, mientras ellos se lanzan pullas, la chica solo come dulces y dice para sí misma en voz alta lo riquísimos que están.

En una nueva escena, nos encontramos con una gran elipsis de un hecho que, muy acertadamente porque no sería algo muy relevante de ver, Catarina resume en una frase: se ha interesado por vender sus verduras y hortalizas en el festival y le han dicho que no. Y como se lo cuenta a Maria, su amiga le dice que ella podría hacer dulces con ella, a lo que una extasiada Catarina, que ya está casi saboreándolos, le dice que los venda. Algo que finalmente Gerald sí acepta. Esto no tiene realmente mucho que comentar más allá de cómo se muestra con un par de planos el cambio en los personajes y/o sus relaciones.

El plano en el que vemos a Maria sutilmente sonrojada por la enérgica propuesta de Catarina, Maria que es la verdadera protagonista de Fortune Love y por tanto debería ser su enemiga. El plano contraplano de Catarina y Gerald, en el que sus ojos brillantes son los protagonistas y los que, vemos, ablandan a Gerald, el educado príncipe Gerald que en realidad es un sádico. 

Porque todos están enamorados de Catarina, incluido el resto de personajes, que irrumpen en escena. Por eso le proponen participar también en la obra de teatro y ella no tiene más remedio que aceptar ante su insistencia.

Lo que sigue a esto es algo muy interesante, porque son solo planos estáticos que se mueven suavemente por la pantalla. Como imágenes con efectos como el zoom o el desplazamiento. Y estas viñetas son fácilmente reconocibles para quiénes también hayan disfrutado de un juego otome: son como las imágenes de recompensa en las rutas. 

En este tipo de juegos, igual que la historia cambia dependiendo de la afinidad con los personajes (lo que deriva en seguir la ruta romántica de un personaje o de otro), también es habitual que se desbloqueen imágenes distintas del protagonista junto a los demás, sobre todo el momentos de romance como citas o eventos especiales; como en el caso de Hamefura X todos los personajes quieren a Catarina, en la mayoría de imágenes aparece junto a varios. Además, también funcionan como elipsis, ya que se nos muestra cómo van preparando el festival: adornos, panfletos… Y así llegamos al día del festival escolar.

Pero otro de los momentos más divertidos del episodio viene cuando nuestra protagonista se toma un pequeño descanso de comer junto a Keith y Mary. Y el recurso utilizado para él vuelve a ser ¡la ignorancia de Catarina frente a la nuestra! Su amiga acusa a su hermano adoptivo de aprovechar su parentesco para acercarse a Catarina, a lo que él replica con lo mimosa que es ella con la chica.

“Qué bien se llevan”, piensa la protagonista, en un perfecto recurso de contraste, al no tener nada que ver con lo que realmente está sucediendo. Pero no contenta con eso, Catarina llega a pensar que ambos están secretamente enamorados. Para dejar aún más en claro la chistosa situación en la que se encuentran todos los personajes en cuanto a la supuesta villana, cuando esta menciona a Romeo, Keith se pregunta si es “alguien más que intenta seducirla”.

De hecho, los hermanos Ascart tienen su propio plan de seducción. Sophia insta a Catarina y a Nicol a que ensayen uno de los pasajes sentimentales de la obra de teatro. Así, Nicol toma la delantera respecto al resto de personajes masculinos, al haber un leve acercamiento entre ellos, aunque, para la siempre inocente Catarina, él dice “mal sus líneas”, cuando en realidad habla de sus sentimientos reales.

Y como buen slice of life que se precie, Hamefura X vuelve a dar un salto y regresamos una vez más a los puestos del festival, concretamente con Catarina, Maria y Rafael (el protagonista de la secreta ruta oscura en la temporada anterior). En esta escena, no pierden el tiempo y aprovechan el introducirnos nueva información de lo nuevo de esta temporada (el Departamento de Magia) con una escena que bien podría haber salido de un girls love, con las dos chicas embelesadas la una con la otra.

Las novi-digo, las grandes amigas, Catarina y Maria

Además, es precisamente la entrada en escena del Departamento de Magia lo que sigue dando alas a las vibes sáficas del anime, pues Rafael menciona el matrimonio cercano de Catarina y se convierte en el detonante para que la protagonista quiera unirse a él. Maria, como buena enamorada, piensa que es únicamente por ella y vuelve a resplandecer.

Pero el festival no solo son puestos de comida y Catarina compra una gema preciosa que no parece casualidad que sea de los colores de su diseño de personaje… justo antes de reunirse con Gerald, aunque también aparece su hermano Alan, el chico que faltaba por aparecer. La protagonista vuelve a no enterarse de nada y piensa que Gerald está enamorado de Maria, pero antes de que pueda pensar nada más, y con los hermanos dentro de una disputa, aparecen los nuevos personajes de la temporada.

Jeffrey e Ian son los hermanos mayores de Gerald y Alan y no revelan el por qué de su visita. Mientras Selena y Susanna, sus prometidas, hablan de lo mucho que se divierten los príncipes juntos, en lo que se presenta como un nuevo recurso de contraste, con Alan renegando del abrazo de Jeffrey. Y, para terminar el episodio (obviando que alguien llega pidiendo ayuda), Susanna muestra cierto interés en Catarina. ¿Cuántos corazones robará en esta temporada?, se pregunta el espectador tras este capítulo inicial.

Los hermanos mayores de la familia Stuart junto a sus prometidas, Selena y Susanna

¿A dónde queremos ir a parar con todo esto?

Ahora viene la gran pregunta. ¿Por qué hemos querido hacer un post dedicado únicamente al primer episodio? ¿No lo habéis notado ya? El primer episodio de cualquier formato narrativo sienta las bases de lo que está por venir, debe mostrar al espectador qué va a encontrar en el resto de entregas. Por eso recibe a menudo el nombre de piloto: es el conductor.

Y Hamefura X no podría tener mejor capitán al frente del timón. Porque establece un tono muy marcado, con un humor lleno de recursos humorísticos muy marcados e identificables que se repiten constantemente, pero que no por ello pierden su chispa, sino que se convierten en su propio recurso cómico. Con una protagonista ingenua, adorable y divertida que se gana el corazón al completo del resto del elenco, pero también el de todos los espectadores, y que se presta a sostener tanta comedia.

Si habéis terminado ya el anime, pensad por un momento en cuánto de él ya se os avisó en este episodio. ¿Cómo ha sido su humor? ¿Qué tipo de montaje entre las escenas habéis visto? ¿Y sus personajes? Por nuestra parte, creemos que Hamefura X no se ha ganado una denuncia, tiene lo que prometió. Porque un episodio piloto es una promesa.

Otra de las imágenes vistas con la elipsis en el episodio 1

Hasta aquí llega el post de hoy, pequeños. ¿Qué os ha parecido? ¿Erais conscientes de todo lo que reflejaba Hamefura X en su primera toma de contacto? ¡Queremos saber qué opináis sobre este maravilloso anime! Nosotros no es la primera vez que os hablamos de él: ya le dedicamos otro rato cuando su primera temporada terminó. Pero como queremos seguir dándoos nuestra opinión… ¡tenemos que despedirnos aquí! 💪 ¡Nos leemos en otra ocasión, seguidores de Hanami Dango!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.