¡Bienvenidos, estimados lectores! El tiempo vuela y ya se nos ha ido otra temporada de anime. La tradición dicta que dediquemos algún que otro artículo a comentar los títulos más interesantes de estos últimos meses, así que toca ponerse manos a la obra. Hoy os traemos nuestra crítica del anime In/Spectre (Kyokō Suiri), cuya segunda temporada hemos podido seguir en Crunchyroll este invierno. Hemos decidido aprovechar para analizar todo lo que nos ha ofrecido la serie hasta ahora, primera temporada incluida.

Comenzamos, pero no sin antes avisaros de que habrá algún que otro spoiler a lo largo del escrito. Nada muy importante, ¡no os preocupéis!, pero es mejor que estéis advertidos.

Algunos datos básicos

De pequeña, Kotoko Iwanaga sacrificó un ojo y una pierna y se convirtió en la diosa de la sabiduría para yōkai, monstruos, espectros, demonios y otros seres paranormales. Desde entonces, su cometido es mediar en los conflictos que surgen entre estas criaturas, así como mantener el orden entre el mundo de lo sobrenatural y el humano. Para llevar a cabo su labor, cuenta con la ayuda de su novio Kurou Sakuragawa, quien, pese a las apariencias, tampoco es un humano normal.

In Spectre Crítica_01 - Hanami Dango

El anime de In/Spectre adapta el manga homónimo dibujado por Chashiba Katase y guionizado por Kyō Shirodaira. Este manga, a su vez, está basado en la serie de novelas ligeras escritas por el propio Shirodaira. La primera temporada del anime se estrenó en enero de 2020 y contó con 12 episodios. Misma duración que ha tenido la segunda, emitida este invierno. El material original todavía no está cerrado, por lo que podría haber más historia que adaptar, pero por ahora no se ha anunciado una tercera entrega.

Una serie sobre medias verdades, teorías y ficción especulativa

Como aproximación general, podemos decir que In/Spectre es una serie de misterio con elementos sobrenaturales. Descripción que la situaría en la misma categoría que obras como xxxHOLiC o Mushishi. Si afinamos un poco más, veremos que el planteamiento de la serie flirtea muy de cerca con el subgénero detectivesco, en el que se inspira de forma muy clara. No obstante, In/Spectre tiene una particularidad muy especial que lo desmarca de otras obras similares: aquí los personajes no buscan necesariamente revelar la verdad.

Toda la serie gira en torno a Iwanaga y los casos en los que toma partido. En estos casos hay un conflicto que pone en peligro el orden natural de las cosas y que está unido a algún tipo de misterio. Sin embargo, desentrañar el misterio no es el objetivo final de la protagonista; lo importante es resolver el conflicto de forma satisfactoria. Para eso, la verdad no es estrictamente necesaria. Una mentira plausible y bien adornada puede ser más eficaz a la hora de alcanzar su meta.

In Spectre Crítica_02 - Hanami Dango

La protagonista cumple un papel que es en parte detective, en parte mediadora y en parte guionista de un relato ficticio o tergiversado de la realidad. Su auténtica arma es su habilidad para investigar, deducir, teorizar y, finalmente, manipular con mucha elocuencia a yōkai y humanos por igual.

El anime se vuelca por completo en esta idea y la aprovecha para sacar a relucir un guion coherente e ingenioso. Los pasos deductivos de Iwanaga están desarrollados con una lógica concienzuda, para que las teorías no parezcan forzadas o sacadas de la manga. Al mismo tiempo, la narración se guarda revelaciones perfectamente calculadas para elevar el interés del espectador.

El guion de In/Spectre es casi siempre lo suficientemente bueno como para mantener la serie viva por sí solo. Enorme mérito que habría que atribuir al autor de la historia original, pero también al encargado de adaptarla al anime, que no es otro que el genial Noboru Takagi (Baccano!, Durarara!!).

Iwanaga: la diosa de la sabiduría, defensora del orden

In Spectre Crítica_03 - Hanami Dango

El carisma de su protagonista es la segunda punta de lanza de la obra. De baja estatura y apariencia adorable, Iwanaga parece una chiquilla de instituto, pese a ser universitaria. Su conducta elegante y sus impecables modales delatan que procede de una familia acomodada. Sin embargo, tiene una faceta caprichosa y posesiva que trae de cabeza a su compañero. Además, muestra una flagrante desinhibición, llegando a lo vulgar, a la hora de hablar de temas subidos de tono.

Que se sepa, Iwanaga no tiene poderes especiales ni habilidades sobrenaturales. Alguna vez la vemos dando alguna pirueta un poco loca, pero no es más que el anime intentando aportar un poco de espectacularidad. Su auténtica virtud es su intelecto. Es un muy notable arquetipo de detective brillante, sagaz y repleto de confianza. Además, no le falta valor y no duda en enfrentarse a cualquier tipo de peligro, a veces rozando la temeridad. Aunque lo más impactante del personaje es lo implacable que puede llegar a ser. Tanto, que incluso llega a rozar la amoralidad.

Iwanaga es un personaje de contrastes. Su apariencia refinada choca con sus salidas de tono chabacanas. La firmeza y confianza que demuestra en sus casos desentonan con la actitud infantil que manifiesta en las escenas cotidianas. Estos contrastes acentúan el carácter del personaje y le dan cierta autenticidad y humanidad. También le aportan un toque cómico, que vemos plasmado sobre todo en la relación con su compañero.

Kurou: el apático caballero inmortal

In Spectre Crítica_04 - Hanami Dango

Cuando las cosas se ponen un poco peligrosas, Iwanaga echa mano de su novio Kurou. La serie lo muestra como un joven atractivo, pero de pocas palabras, tirando a taciturno, que causa desconcierto por la indiferencia que muestra hacia los terrores del mundo sobrenatural. Él tampoco es un humano normal. Cuando era un niño, le dieron de comer carne de yōkai y, como resultado, se volvió inmortal y adquirió el poder de escoger entre distintos futuros. Desde entonces, los yōkai huyen de él con pavor porque lo consideran monstruoso y desagradable.

Kurou también ocupa un puesto de cierto protagonismo en la historia, aunque su rol tiende a ser más de apoyo. Su papel en la serie es llevarse los golpes y entretener a los enemigos violentos mientras su compañera soluciona los problemas. Si nos vamos a la segunda temporada, directamente podríamos considerarlo un personaje secundario, pues sus intervenciones son bastante reducidas y su implicación en la trama es considerablemente pasiva.

Una de las principales aportaciones que hace el personaje a la serie es servir como contrapunto cómico de su compañera. Aunque técnicamente sean pareja, la de ambos es una relación tan inoperante que resulta hilarante. Iwanaga se enamoró de él a primera vista y consiguió convertirlo en su novio a base de insistencia. Sin embargo, Kurou no parece muy entusiasmado con la situación y da muestras constantes de rechazo hacia ella. Donde una se comporta como si fuesen una parejita feliz, el otro actúa como la víctima de un secuestro con miedo a verse afectado por el síndrome de Estocolmo.

Rikka: la que desestabiliza el orden

In Spectre Crítica_05 - Hanami Dango

Los restantes personajes de la serie solo son relevantes en los arcos en los que intervienen y dejan de aparecer en cuanto su caso pasa a estar cerrado. La excepción sería Rikka Sakuragawa. Su apellido delata que forma parte de la misma familia que Kurou. De hecho, es su prima y de pequeña pasó por lo mismo que él; es decir, tiene sus mismos poderes de inmortalidad y elección de futuros.

Pese a su inmortalidad, Rikka es de complexión débil, habitualmente descrita como «de belleza delicada». Aun así, suele causar una fuerte impresión en quienes la ven por primera vez, en parte por su penetrante mirada. Además, es muy inteligente y de personalidad fieramente decidida. A diferencia de su primo, que solo busca llevar una vida normal, ella quiere recuperar su humanidad y está dispuesta a lo que sea para lograrlo.

La fuerte determinación de Rikka la llevará a crear situaciones que amenacen el orden natural de las cosas. De esta forma, se plantea como el principal personaje antagonista de la serie. Lamentablemente, su influencia está bastante circunscrita a la primera temporada.

Los múltiples y variados conflictos del mundo de lo paranormal

Dado su planteamiento de «casos», In/Spectre se presta a estar estructurada en arcos argumentales autoconclusivos. Una dinámica muy típica en el anime y que suele funcionar mejor cuando hay una trama troncal de fondo que se va desarrollando poco a poco. En el caso que nos ocupa, esto se aplica un poco a medias, porque ha habido diferencias notables entre temporadas.

La primera estuvo ocupada casi en su totalidad por el caso de la dama de hierro. En él se sentaron las bases del personaje de Rikka, cuya influencia se planteaba como la argamasa que podía dar consistencia a la hipotética trama central de la obra. No obstante, el tiempo que le dedicó la temporada a este arco fue quizás excesivo, influyendo de forma negativa en el ritmo narrativo.

La segunda temporada ha estado conformada por múltiples historias autoconclusivas. Esto le ha permitido explorar mayor variedad de ideas e incluso inyectar un mayor dinamismo a la narración. Lamentablemente, Rikka apenas ha tenido influencia en los acontecimientos y casi podríamos decir que se ha pasado los 12 episodios de turismo. Como consecuencia, no ha habido ningún hilo conductor entre arcos y las historias se han sentido un tanto inconexas, como si la serie vagase un poco sin rumbo.

Los terrores de lo sobrenatural son más monos de lo que pensábamos

Por sus características, In/Spectre no es un título que requiera grandes peripecias en la animación. Le es suficiente con tener un dibujo consistente y con poner un poco de mimo en los planos cercanos para acentuar la fuerza de los diálogos. Hay algunas escenas de acción dispersas, pero ni siquiera necesitan coreografías muy elaboradas.

Con estos requisitos en mente, podemos calificar el apartado técnico de la serie como bastante correcto en la primera temporada e insuficiente en la segunda. Ambas han estado animadas por el estudio Brain’s Base y dirigidas por Keiji Gotoh. Es cierto que hubo algunos cambios en el equipo de la segunda temporada, pero nada que justificase tamaña bajada de calidad, especialmente en los últimos episodios. La dirección hizo todas las acrobacias posibles para minimizar la cantidad de animación en pantalla, pero ni eso pudo evitar la aparición de escenas con un nivel de dibujo muy pobre y apresurado.

De los aspectos positivos del apartado visual, tenemos que alabar el trabajo de Takatoshi Honda en la elaboración de unos diseños de personajes realmente atractivos —tarea que recayó en Kentarō Matsumoto en la segunda temporada—. La dirección y el arte también tienen sus buenos momentos, especialmente en la primera parte, donde se pone más empeño en la difícil tarea de plasmar con imágenes los procesos internos de los personajes y sus soliloquios deductivos.

En cuanto a las decisiones estéticas, podemos plantear algunas objeciones. La mayoría de los yōkai no tienen diseños demasiado aterradores y muchos incluso se inclinan hacia lo cómico. Además, hay un cierto abuso de los colores suaves tirando a pastel, que no dejan de chirriar un poco con el tono truculento de la obra. Es cierto que la serie también tiene sus momentos distendidos, pero no son tan importantes. Por eso, cabe preguntarse si no habría sido más adecuada una estética que se centrase en acentuar el cariz macabro de la trama.

In Spectre Crítica_14 - Hanami Dango

Conclusiones

Aunque tiene un selecto grupo de seguidores, In/Spectre es un anime que no ha terminado de calar entre los aficionados. Esto en parte podemos achacarlo a las características de la serie en sí. Por ejemplo, las obras de historias autoconclusivas suelen tener bastantes detractores. Si a eso le sumamos que la acción se basa casi por completo en asaltos dialécticos, el público potencial disminuye aún más.

Sin embargo, no podemos poner excusas para todo. La serie adolece de varios problemas importantes.Uno de ellos sería su irregular nivel de producción. Algo no tan criticable en la primera temporada, pero desde luego sí en la segunda. También es una lástima que no haya un mayor aprovechamiento de los personajes —salvando a la protagonista—. Defrauda, sobre todo, que no se haya logrado encauzar a Rikka como antagonista principal.

Pese a todo, la serie posee una cualidad excelente que no siempre tenemos la suerte de encontrarnos, ni siquiera en los animes más exitosos. Nos referimos a un guion bien construido. Un guion que, sin ser difícil de seguir, es lo suficientemente inteligente como para sorprender sin tener que recurrir a deux ex machina o a ideas absurdamente rebuscadas. Pero si esto no te convence, al menos te queda Iwanaga; un personaje tan adorable como temible.

In Spectre Crítica_15 - Hanami Dango

¡Damos por finiquitada esta crítica! Esperamos que os haya gustado. Andad atentos los próximos días, porque tenemos más artículos de la temporada de invierno en el tintero. No se os pasarán si nos seguís en redes sociales u os suscribís a nuestra newsletter. ¡Hasta la próxima!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.