¡Siempre es un placer encontrarnos, seguidores de Hanami Dango! El post de hoy es muy especial, porque queremos hablar de Japanamérica. Cómo la cultura pop japonesa conquistó occidente, un libro del periodista estadounidense-japonés Roland Kelts, traído a España por Odaiba Ediciones. ¿Os apetece saber más?

Japanamérica - Hanami Dango

Título: Japanamérica. Cómo la cultura pop japonesa conquistó occidente
Título original: Japanamerica. How Japanese Pop Culture Has Invaded the U.S
Autor: Roland Kelts
Traducción: Gale B. Pérez
Editorial: Odaiba Ediciones
Géneros: Cultura japonesa
Páginas: 261
Precio: 19,95€
¡Podéis comprarlo aquí!

Esta publicación la hemos planteado no como un análisis completo de la obra, ya que consideramos más interesante que podáis leerla sin que os la hayamos destripado, sino como un comentario enfocado en diferentes partes que nos gustaría destacar.

¡RECOMENDACIONES PARA LA LECTURA!

Leed poco a poco, no del tirón. Aunque corto, es un libro más bien denso: tiene muchísima información. El autor mezcla sus propias conclusiones con las aportaciones de diferentes personas a las que ha entrevistado y con un montón de referencias anime/manga. Esto enriquece completamente la lectura, por supuesto,  pero también la transforma en una que disfrutar con calma. Conviene dejarla reposar más que engancharse.

Tened a mano post-it para marcar o algo para apuntar. Unido a lo anterior, consideramos buena idea estar acompañados no solo por el libro. Sí, molaría que pudieseis llenarlo de adhesivos de colores (o las notas de vuestros teléfonos). Creednos: lo haréis, bien por encontrar pensamientos que os gusten, bien por obras a las que queréis echar un vistazo.

Sí: Pokemón aparece en el libro.
No: no es el único ni muchísimo menos.

ALGUNAS CITAS… UN APERITIVO

 «Puedes ser un serio hombre de negocios japonés de día, pero de noche y los fines de semana, la cultura te permite crear tu propia identidad. Un yo virtual fuera del horario laboral»

Roland Kelts y Japanamérica traen a colación de nuevo ese desdoblamiento que nace a veces en las personas de la mano de los hobbies, especialmente si hablamos de la sociedad nipona. Por eso el autor habla de los conceptos japoneses tatemae (yo público) y honne (yo privado). Es esta libertad identitaria, unida a la creativa, uno de los atractivos de este mundo para Estados Unidos, país que, si bien en un principio adaptaba las obras para adecuarlas a sus gustos, dejó de ser necesario pronto. Hasta lo desconocido para su cultura comenzó a considerarse atrayente.

No tiene nada que ver con el mundo anime/manga, pero sí con Japón y EE. UU. y es una peliculaza, así que no podíamos dejar pasar la oportunidad. ¡Echadle un vistazo!

 «Pero el aura del 11S puede ser similar: transformación inmediata, un cambio repentino en una población multitudinaria de riesgos y vulnerabilidades conocidas a lo desconocido, lo abstracto, lo sombrío y lo sin rostro, y la inminente posibilidad de un suceso apocalíptico en una soleada mañana»

Se mencionan diferentes momentos históricos que pueden hacer más cercanos a ambos países y, sin querer Kelts equipararlos, unos de esos momentos son el atentado de las Torres Gemelas en 2001 y las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en 1945. Las relaciona como dos sucesos que sacudieron al país de forma impactante e inasumible por sus ciudadanos (recuerda aquello que dijo Philip Roth sobre que, tras noticias como la del 11S, la población estadounidense ya no podía sorprenderse con la ficción,  ya que nada parecería tan terrorífico). Para él,  no es sorprendente que fuese entonces que se popularizasen historias como las de Neon Genesis Evangelion: mundos súbitos y apocalípticos o instantes que cambian el mundo.

 «“Cuando Ashitaka ve por primera vez a San [la princesa], ella salta despegando sobre el tejado, y él salta y la sigue. Pero cuando salta, pesa un poco más, y golpea ligeramente con su pie una baldosa, rompiéndola, y cae hecha pedazos”»

Roland Kelts y Hayao Miyazaki

Esta es una cita de la entrevista que el periodista mantuvo con Steve Alpert, licenciado en Historia del Arte que trabajó en las oficinas de Tokio de Disney y, más tarde, en Studio Ghibli; el único extranjero que ha formado parte del equipo ejecutivo de la compañía. En ella hace referencia a lo que a él, como a muchos otros, más le llamó la atención de la animación japonesa, el gran detallismo, y a la vez, aquello que demuestra la inmensa participación del director en su obra, puesto que ha debido adentrarse previamente en la escena para poder llegar a comprenderla de esa manera. 

Por cierto,  Japanamérica dedica epígrafes completos a personas de la industria como Hayao Miyazaki u Osamu Tezuka. Imaginamos que a los más fans os gustaría saberlo.

«»Ha habido una percepción de que el anime es muy lucrativo, y no lo es», dice Takazou Moishita, director de la división internacional de Toei Animation»

¿Compartís esta creencia? ¿En qué os basáis para creerlo? ¿En qué se basan los que lo desmienten en este libro? La respuesta a esta pregunta (y a muchas, muchísimas, otras) la encontraréis en Japanamérica. Cómo la cultura pop japonesa conquistó occidente. ¡Os recomendamos su lectura!

¿QUÉ MEJORARÍAMOS? ¡Solo le faltan algunas cosas para ser redondo!

Esta es la portada original del libro. ¿Cuál os gusta más?

2006. A pesar de llegar a España a finales de 2020, el texto original de Roland Kelts fue escrito en 2006. ¿Eso qué quiere decir? Que a día de hoy está desactualizado; obras como Shingeki no Kyojin, la serie más vista en Estados Unidos ahora mismo, ni siquiera existían y el fenómeno otaku ha crecido exponencialmente en todo el mundo. Nos encantaría poder leer una nueva versión de este análisis, más apegado a la situación actual del anime/manga en el extranjero.

EE. UU. Y lo anterior nos lleva a esto y es que, a pesar de que su subtítulo español (que no el original) hace referencia a «occidente», no es la realidad del contenido de la obra… EE. UU. no es occidente, sino solo un país de este. Como ya hemos mencionado, estas obras ya se han ganado el corazón de la gente a lo largo y ancho del globo (la existencia de Hanami Dango es una prueba de ello). En Latinoamérica y Europa también existe una comunidad muy potente de amantes de este tipo de entretenimiento, por lo que nos ENCANTARÍA poder saber más de su llegada a tantos países… tan diferentes entre sí¿O es que va a resultar que no somos tan diferentes?

¿Habéis visto este anime? Muchos estadounidenses sí. Se llama Kagaku Ninjatai Gatchaman (o solo Gatchaman) y fue uno de los primeros animes en llegar a Estados Unidos… aunque con algunos cambios gracias a las tijeras (tenía demasiadas escenas violentas para su gusto).**

¿Conocíais Japanamérica? ¿Le daréis una oportunidad? Si os gustan nuestros reportajes… ¿por qué no le echáis un vistazo al que hicimos sobre la ficción radiofónica de la mano de Nami yo kiitekure? ¡Seguro que os encanta! ¡Nos leemos en otra ocasión, seguidores de Hanami Dango!

**Una curiosidad sobre Gatchaman: tuvo dos series posteriores y las derechos de ambas fueron comprados por Estados Unidos ¡que las fundió en una sola y, con ayuda del doblaje, cambió la historia de arriba a abajo! Quedó una cosa sin mucho sentido narrativo y ni siquiera mencionó en los créditos a Japón y a Tatsunoko Production (el estudio encargado de Gatchaman). ¡No todo podía ser bonito en esta relación entre países!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.