¡Bienvenidos, un día más, a Hanami Dango! En el post de hoy os traemos la crítica de un manhwa tan adictivo como dulce, tanto con sus trazos como con sus escenas o personajes. Hoy os traemos Las flores de cerezo después del invierno.


Título: Las flores de cerezo después del invierno o Cherry Blossoms After Winter
Título original: Gyeoul Jina Beojkkoch
Autora: Banwoo
Género: Boys Love, Romance, Drama, Vida Escolar
3 Temporadas | +16 (excepto la 3.ª parte: +18)
Vídeo promocional (en coreano)

“Haebom, vivirás aquí a partir de ahora”

Las flores de cerezo después del invierno es un manhwa sencillo, con una trama sin demasiadas complejidades (ni en la trama como tal ni a la hora de presentarla), pero no por eso menos especial. Sus capítulos son siempre cortos y, sumado al propio ritmo de la obra, con muchos personajes interactuando, hace que resulte muy fresco y que consiga enganchar a su lectura enseguida. A pesar de su extensión, durará poco en vuestras manos.

La primera temporada, y por tanto la historia, comienza con un pequeño vistazo atrás cuando Haebom, un niño que acaba de quedarse huérfano, es acogido por una amiga de su madre. Si no era suficiente ya el dolor causado por la situación, Haebom escucha a escondidas como Taesung, a pesar de ser su amigo, le dice a su madre que no quiere “ser su hermano”.

La relación entre ambos empieza a deteriorarse, como podemos comprobar pocas viñetas después. Los niños ya son jóvenes y en el nuevo curso académico están en la misma clase. Este nuevo contexto preocupa a Haebom: no quiere que Taesung note que no tiene amigos y que dos compañeros lo tienen como “lacayo”, aprovechándose de él y robándole dinero.

Pero, al final, no será tan malo como él cree que su antiguo amigo de la infancia sea consciente de lo que le ocurre.

Esta primera parte de la historia, con treinta capítulos y epílogo, igual que la segunda temporada, con treinta y cuatro y un especial de Navidad, son pura dulzura y un gran vicio. Porque da igual que los personajes estén en su último curso de instituto o en el primero de la Universidad: son tiernos y su manera de relacionarse es muy agradable de leer.

Y no hablamos solo de los dos protagonistas, Haebom y Taesung, sino también de los secundarios. El grupo de amigos de Taesung (del que algunos serán lo suficientemente carismáticos como para cada vez tener más viñetas) está formado por personajes de lo más variopintos. ¡Nuestro favorito es Yonghee! El amigo gracioso, pero que está también en las malas. Pero Jía no se queda atrás, aun siendo sus apariciones más pequeñas no por ello menos chachis.

Haebom y Taesung cambian, evolucionan, a lo largo de la historia y eso es bonito. El cambio más evidente es en Haebom, que irá dejando escapar poco a poco su lado más introvertido, aunque su propia personalidad sea tímida. Pero crecerá y será más seguro, no por Taesung, no porque tenga que venir nadie a salvarle, sino por cómo va teniendo que hacer frente a nuevas situaciones y nuevas personas.

Taesung tampoco es el mismo cuando empieza y cuando termina la historia, especialmente en la relación con su madre. Su forma de ser con sus amigos, sus aspiraciones. Con Haebom.

La relación, romántica, de Haebom y Taesung se cuece a fuego lento, poco a poco. Y es tan bonita… algo que nos gusta mucho es precisamente esto. Sus tiempos. Su verdad. Son cuidadosos y se quieren un montón, alejándose bastante de algunas de las parejas del yaoi japonés más clásico, pero también tóxico (ejem Junjou Romántica, ejem). 

En algunas ocasiones se mencionan los celos, pero no romantizados, no como muestra de amor, ni enfermizos. Cuando los personajes, en un par de ocasiones, verbalizan sentirlos, lo hacen sintiéndose mal por ello, creyendo que no deberían y no gustándoles sentirse así. Las conversaciones que mantienen entre ellos sobre el tema, con ese carácter negativo, no podíamos no destacarlas aquí como algo claramente positivo. Los celos no son amor.

Y os habréis dado cuenta de que hasta ahora no hemos hecho alusión a la tercera. Queremos hablar de esa de forma concreta, independiente a las dos primeras por ser más diferentes. ¡Acabemos primero con ellas! La primogénita es la que más engancha por hacernos querer saber cómo avanza su relación, cuándo se dará un paso más, y otro, y otro. ¡Pero la segunda no se queda atrás!

En la temporada más universitaria de todas nos encontramos con pequeñas subtramas que nos tendrán totalmente pendientes, sin querer parar de leer. Desde un personaje nuevo un tanto especial (en un sentido feo) hasta un simple trabajo en grupo que también se pondrá un poco difícil. Como único punto negativo de esta parte de la historia destacamos lo primero, la subtrama de personaje rarito/perturbado, pues pensamos que la autora podría haberle sacado mucho más jugo alargándola un poco más.

La segunda, obviando ese punto, está redonda. Hasta su final es muy bueno, con o sin capítulo especial haciendo de epílogo. La segunda temporada es correcta narrativamente hablando y adorable si nos ponemos más emocionales. La primera, aunque puede disfrutarse incluso más, deja un sabor agridulce su final, al ser un poco apresurado. Nos deja con la sensación de terminar en lo mejor. Un capítulo más y hubiese sido sublime.

Y ahora sí… empezamos con la tercera. Esta temporada nos hace arrugar un poco la nariz. Es la más floja de todas con diferencia. En la tercera temporada se cambia la clasificación de edad y la historia evoluciona de +16 a +18; no es un error, pero sí algo parecido.

El sexo no es algo malo y no nos quejamos de que la historia comience a incorporarlo. Es realista y nada forzado que tenga lugar. El problema es que parece que todo el sexo que no había aparecido hasta ahora quiere meterse en esta temporada. Lo que más hay en esta parte son escenas eróticas. Los primeros episodios, los protagonistas se los pasan manteniendo relaciones sexuales y eso sí que no es pertinente. Porque si no generas una trama, al menos alrededor para justificarlas, son escenas vacías que no dicen nada.

La tercera temporada, doliéndonos en el alma por lo que disfrutamos las anteriores, es narrativamente floja. Muy floja. Las pequeñas subtramas que surgen en esta no tienen tanto interés como las de las partes anteriores. Lo único que mueve un poco más esta temporada es el trabajo de Taesung en una pastelería, pero los personajes nuevos que genera esta trama no terminan de destacar más allá de ser graciosos, no entrelazándose su importancia con la historia central, la de Haebom y Taesung. Solo Aram, pero de manera muy fugaz.

Por cierto, Taesung nos pone un poquito nerviosos en esta temporada. Y, sorpresa, está relacionado con lo del sexo (a fin de cuentas, no pasa mucho más en esta parte). Taesung llega a resultar un poquito cansino con el asunto, pareciendo que no piensa en otra cosa (al punto de lo biológicamente imposible, no vamos a ponernos a explicar por qué, porque os hacéis a la idea). Pero especialmente porque los «espera», en ocasiones, parece no escucharlos muy bien y eso, definitivamente, no está nada bien.

Todo esto hace que el rumor de una cuarta temporada nos dé miedo. ¿Mejoraría la situación? ¿O seguiría la misma línea, empeorándolo? Solo le pedimos que su relación se mantenga igual, de pura, de bonita, que no permita que deje de serlo, como a veces ocurre con las historias románticas que se alargan demasiado. Lo último que hemos destacado de Taesung, aun casi contadas veces, son detalles en los que podríamos no haber caído porque siempre es cariñoso y protector, nos hará estar alerta. Esperemos que todo se mantenga bien e incluso mejor.

El dibujo de la autora de Las flores de cerezo después del invierno es algo que NOS ENCANTA. Su estilo es precioso, muy limpio, sin gran detallismo, pero sin ser demasiado sencillo. Los colores que utiliza son suaves, algo que casa perfectamente con la historia y con las emociones que transmite. Abundan los colores claros, como el amarillo, y juega con el contraste del blanco y el negro en los personajes protagonistas. El pelo de Taesung es blanco, pero viste a menudo con negro, mientras que el cabello de Haebom es oscuro y suele vestir de blanco.

Pero Banwoo también mezcla muy bien el dibujo “realista” de sus personajes ¡con una versión más chibi de lo más adorable! Constantemente vemos a todos más pequeñitos, redondeados y con los ojos grandes, en las escenas divertidas, pero también en las tiernas (dándoles un toque más cómico). El chibi de Haebom nos tiene completamente enamorados; bueno y su personaje también.

LO MEJOR DE LAS FLORES DE CEREZO DESPUÉS DEL INVIERNO: los tiempos que se toman los personajes, el ritmo gracias a las subtramas y el dibujo de la autora

LO PEOR DE LAS FLORES DE CEREZO DESPUÉS DEL INVIERNO: su tercera temporada, con exceso de erótica

¡Y se acabó el post aquí! ¿Vosotros habéis leído este manhwa? ¿O sois más de manga? ¡La última recomendación que hemos publicado es la de Mother’s Spirit! ¡Y tenemos toda una sección de reseñas de One Piece! 😀 ¡Podéis contarnos qué os ha parecido este post, o cualquiera de nuestros trabajos, en los comentarios o en nuestras redes sociales! ¡Nos leemos en otra ocasión, seguidores de Hanami Dango!

4 Comentarios

  1. La temporada 4 es mejor que la 3. Ahora tengo una duda respecto de la temporalidad de lo serie, apenas esta semana leí las 4 temporadas y al final se dice que habrá una más, pero desconozco cuando salio la 4ta temporada y cuando saldría la 5ta, alguien me puede ayudar?
    Me decidí a leer después de ver si crítica, en verdad me ayudo a decidir y es muy acertada, ojalá puedan ayudarme con mi duda. Saludos!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.