¡Bienvenidxs, lectores de Hanami Dango! Recientemente les hicimos una recomendación muy particular: Odd Taxi. Este anime, sobre un taxista que trabaja en el turno nocturno, es una serie que lamentablemente no está recibiendo la atención que sentimos se merece. Esta nota es nuestra oportunidad de hablar de otro anime que esta temporada de primavera del 2021 también está pasando desapercibido: Super Cub

Una Chica y Su Moto

La estudiante de segundo año de secundaria, Koguma, no lleva una vida muy interesante. No tiene padres, ni amigos, ni pasatiempos que la permitan mantenerse ocupada en su día a día. Las cosas cambian cuando adquiere una motocicleta Honda Super Cub de segunda mano y decide usarla para ir a la escuela. Esta decisión termina teniendo fuertes repercusiones en su vida y se abre frente a ella un nuevo mundo de posibilidades. Koguma comienza a experimentar pequeñas aventuras que le agregan algo de color a su vida. 

La premisa, como pueden notar, es bastante sencilla y no necesita más complejidad que esa para capturarte por completo. Super Cub es un slice of life, un género que suele ser atacado por considerársele básico. Esta nota es también nuestra oportunidad para salir en defensa de uno de los géneros que más se anima a mostrar la evolución de personajes y que, además, suele brillar en la narrativa audiovisual.

Los slice of life son animes que cuentan el día a día de ciertos personajes, si bien sus vidas pueden asemejarse más o menos a la cotidianeidad de nuestro mundo, su rasgo característico es la ausencia de un gran arco argumental que motive a los personajes. Estos pueden tener metas propias, pero nunca son objetivos que carguen y movilicen el relato. Entre las obras más icónicas encontramos Laid Back Camp, Aria The Animation, Tamako Market, Flying Witch y muchos otros más. 

Una de las fortalezas de este género radica en, precisamente, lo que muchas personas le critican. Los slice of life, en especial aquellos que son buenos, no tienen una gran historia que abarque su relato, lo que les permite poner más énfasis en los personajes y sus relaciones interpersonales. 

Y no hay relación más fuerte en Super Cub que la que tiene Koguma con su moto. El vínculo entre estos dos es una de las cosas más adorables que hemos visto en mucho tiempo. La chica siente un amor por su compra con el cual no es difícil de empatizar. Todxs hemos tenido en algún momento un objeto que compramos y cuidamos con devoción. Puede ser una cámara de fotos, una tableta gráfica o cualquier otra cosa que para nosotrxs era más que una mera compra, era una herramienta que nos permitía explorar el mundo de alguna manera propia. 

Super Cub es un anime que, si bien recién está comenzando, ya deja bien claro que mostrar la evolución de Koguma, la protagonista, a través de sus pequeños cambios, es lo que la hace destacar. 

Simple pero efectivo

Desde su primer episodio, Super Cub logra marcar su diferencia con otras series y nos muestra cuál es el tipo de relato que va a priorizar. Cuando se nos introduce a Koguma no es con un largo monólogo donde la chica se describe hasta el último detalle, sino que somos testigos de su rutina. Es más, Koguma no aparece sino hasta un minuto después de que arranque el capítulo. Durante ese tiempo se nos introduce un concepto que va a ser aún más importante: el contexto. La ciudad donde ella vive, la ciudad que vamos a explorar en los futuros episodios, se nos revela en una serie de imágenes muy bien ilustradas y acompañadas de una fantástica banda sonora.

El entorno de Koguma y sus movimientos nos dicen más sobre ella de lo que se podría alcanzar con palabras. Su simple decisión de qué condimento llevarse en su comida a la escuela nos revela tanto sobre su estilo de vida. Super Cub toma la decisión consciente de mostrar, no de decir. Es un anime que se despoja de palabras innecesarias y nos deja con lo mínimo que necesitamos para comprender lo que está ocurriendo.

La serie se nutre de muchos recursos audiovisuales para articular su relato. El no tener la voz constante de Koguma fuerza a que la narración se comprenda con otras herramientas. Por ejemplo, cuando la chica se da cuenta que necesita un protector contra el viento, cuando se siente triunfante, cuando toma la decisión de ir por un camino diferente a casa. No necesitamos diálogos para esto, tan solo con ver sus expresiones, el lenguaje corporal, sabemos y entendemos lo que pasa.

Así mismo, la serie es una invitación a contemplar. El cambio de aceite a una moto se vuelve una secuencia metódica donde cada paso es importante. Esto ocurre varias veces por episodio, Super Cub es un anime que se toma su tiempo para mostrarnos las acciones de los personajes. Es cierto que los episodios no están cargados de acontecimientos relevantes, se tratan, en su lugar, de largas secuencias de viajes, acompañadas solo por música. Esto le aporta una atmósfera muy peculiar a esta serie.

En este apartado debemos celebrar el trabajo realizado por todo el staff, con Fujii Toshirou a la cabeza de este anime, siendo la primera serie de la que está totalmente a cargo ocupando el rol de director

Progresando a la Velocidad de una Super Cub

Super Cub es una historia cargada de pequeñas victorias. El progreso es lento, casi imperceptible, pero muy efectivo. Koguma es una joven que comienza la serie con una apatía que se volvió rutina. Sus días se repiten sin nada que los haga destacar. 

Hasta este punto de la historia, su quinto episodio, en la superficie parecería que no mucho cambió. Sigue siendo una joven callada que podría pasar desapercibida. Sin embargo, cualquier persona que esté viendo la serie puede reconocer de inmediato lo lejos que ha llegado en este tiempo.

Uno podría suponer que esta es una historia donde nada pasa, y si bien es cierto que los acontecimientos son pequeños, cada episodio tiene sus conflictos y sus situaciones de tensión. Nunca hemos sentido tanta presión en el pecho como cuando Koguma no puede encender la moto y no entiende por qué, hasta que finalmente se da cuenta que olvidó cargarla de gasolina. 

Así mismo, como el anime logra transmitir a la perfección el amor que siente por su vehículo, resulta imposible no preocuparnos por ella cuando sale a la ruta, anticipando que en cualquier momento esta serie puede dar un giro hacia la tragedia. Anticipamos con horror el día que algo malo le pase a su preciada Super Cub.

Su evolución como personaje es notoria, pero esta no se dio de la noche a la mañana y tampoco es un cambio rotundo. Lo que estuvimos experimentando en esta serie es como poco a poco se ha ido abriendo a nuevas experiencias y cómo sus días se han enriquecido gracias a su nueva moto.

Auspiciado por HONDA

Un punto que en esta recomendación no podemos pasar por alto es que, a pesar de todos los halagos y cumplidos que podemos hacerle al anime, no deja de ser un anuncio prolongado para Honda y sus productos. Esto mayormente no resulta molesto ni disruptivo, pero cada tanto existen detalles o líneas de diálogo que pueden ser un tanto molestas.

En el episodio cuatro, por ejemplo, cuando Koguma va a la tienda donde compró la moto a que le cambien el aceite, la escena se toma un segundo para dejar en claro que el aceite Ultra G1 es el mejor. También resulta evidente el trato preferencial que reciben los productos de Honda, cuando cada dibujo de las motos de esta marca son detallados y prístinos, pero los demás vehículos lucen oscuros y poco interesantes.

Así mismo hay líneas de diálogo que parecen salidas de comerciales rechazados para motos. “Mi vida estaba vacía hasta que apareció mi preciada Honda Super Cub” o cosas similares son las que de tanto en tanto van a escuchar. 

Esto puede ser que sea pasado por alto por muchas personas, pero de seguro a otras les parecerá levemente irritante. Por suerte, el foco de la historia sigue estando puesto en Koguma y su crecimiento personal.

Pedaleá y arrancá

Si los slice of life son para vos, no podemos más que recomendarte que le des un vistazo a esta serie que, pese a su ritmo lento y calmado, es una aventura muy divertida de seguir. No podíamos terminar esta nota sin mencionar, que si bien no es una comedia, hay chistes puntuales que funcionan muy bien y te van a sacar unas cuantas carcajadas

Sabemos que Super Cub no es un anime para cualquiera. Esta serie no te va a ofrecer comedia a cada minuto, ni acción, ni romance o cosas similares, pero no podemos decir que no va a ofrecerte emociones fuertes. Quizás no sea el tipo de emociones que esperas ver, pero sin lugar a dudas son emociones que vas a saber disfrutar. 

Y vosotros ¿estáis viendo Super Cub? ¿Qué os viene pareciendo? Dejadnos las respuestas a estas preguntas en comentarios y recordad seguirnos en nuestras redes sociales para más recomendaciones como esta. Si os gusta el trabajo de Hanami Dango, tenemos página de Patreon, en donde podéis apoyarnos para poder realizar todavía más contenido. Además, tenemos nuestro servidor de Discord, donde poder hablar de manga, anime y muchos más temas. ¡Hasta pronto, lectores de Hanami Dango! 🍡

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.